Salmo 121 – Comentários

Salmos 121
CBA

” El Sal. 121 es un hermoso cántico de fe y confianza en Dios. Es uno de los poemas bíblicos más preciados de toda la literatura hebrea. David compuso este salmo en el desierto de Parán, poco después de enterarse de la muerte de Samuel (PP 721). Cuando David comprendió que su último amigo influyente había muerto, se volvió al Señor como al único socorro que le quedaba. Este salmo ha sido una gran bendición para millares y millares de personas que, en un momento u otro, se han encontrado en circunstancias similares a las que rodeaban al salmista. “

” Los peregrinos que iban a las fiestas anuales en Jerusalén cantaban el Sal. 121 (PP 579, 580; ver la Introducción al Sal. 120). “

1.

A los montes.

” Muchos comentadores interpretan que estos montes son los que rodean la ciudad de Jerusalén. Como el santuario estaba allí, se consideraba a Jerusalén como la morada de Dios, y, en este sentido, como el manantial del auxilio divino. Según otra interpretación, dichos montes son las montañas de Palestina, en cuyas cimas los paganos levantaban sus santuarios para los ídolos. Al dirigirse a las fiestas, “cuando veían en derredor de ellos las colinas donde los paganos solían encender antaño los fuegos de sus altares, los hijos de Israel cantaban: ‘Alzaré mis ojos a los montes; ¿de dónde vendrá mi socorro?’ ” ” (PP 579, 580).

¿De dónde?

Los hijos de Dios no pueden recibir socorro de los montes, ni de las alturas, sino de Dios (Jer. 3: 23).

2.

De Jehová.

Aquí se contesta la pregunta del vers. 1. Dios es capaz de enfrentarse a cualquier emergencia que surja en el vasto universo que creó.

3.

No dará.

Para dar énfasis, en hebreo, tanto en esta frase como en la expresión “ni se dormirá” se usa el negativo ´al . Esta negación transforma al versículo en una expresión de deseo o de ruego: “¡No permita él que tu pie sea movido; que el que te guarda vacile!” Es posible que un grupo de peregrinos cantara este versículo, y que otro grupo le respondiera con las palabras de confianza del vers. 5, para indicar que esa plegaria era innecesaria, pues la vigilancia de Dios es permanente e incansable. El Eterno nunca se fatiga, y está siempre atento a las necesidades de sus hijos.

5.

Tu sombra.

Figura que simboliza la protección divina, la cual resulta muy clara para el que vive en un país de ardiente calor y claridad cegadora.

Mano derecha.

El divino Protector está siempre disponible (Sal. 16: 8).

6.

No te fatigará.

En los últimos días, cuando se dé al sol poder para “quemar a los hombres con fuego” (Apoc. 16: 8, 9), el pueblo de Dios hallará consuelo en esta promesa (CS 686-688).

7.

Mal.

Heb. ra’ , voz que se emplea para designar tanto al mal físico como al moral.

8.

Tu salida y tu entrada.

El Señor vigila continuamente todas las empresas de sus hijos.

“Jehová te bendiga, y te guarde;”Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti,”y tenga de ti misericordia;”Jehová alce sobre ti su rostro,”y ponga en ti paz” (Núm. 6: 24-26).

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s